Blog

Travesía Puerto Velero, Cartagena, San Blas

Por Ricardo Herrera.

Un nutrido grupo de socios del Portillo se aventuraron durante la Semana Santa de 2013 a realizar por primera vez  la travesía hasta las islas de San Blas en Panamá.  Desde Puerto Velero en el departamento del Atlántico  zarparon la mañana del viernes 22 de marzo con rumbo a Cartagena, Arturo Vélez, Ricardo Herrera, Tatiana Herrera y Santiago García a bordo del Emily 1,  (Catalina 36 TR) de propiedad del primero.  Después de una jornada de 9 horas arribaron a Cartagena en donde se encontraron con Munir Saab y Ernesto Borda al mando de Arak y Galileo, Beneteau 40 y Janeau 40 respectivamente.

Una vez alistados los barcos y hecho el aprovisionamiento de viveres durante la tarde del viernes, se decidió  zarpar a las 3 de la mañana del día sábado con rumbo  264º directo a San Blas, Panamá.

Las tripulación del Arak compuesta por Munir Saab como Capitán y dos tripulantes Alex y Klaus Meisel (estos últimos sin experiencia en vela) y la del Galileo conformada por ErnestoBorda como Capitán y sus tripulantes Juan Diego Escallón, José David Serrano y Gabriel Soto izaron velas e iniciaron su recorrido en compañía de Emily 1.

Los tres veleros navegaron las 221 millas náuticas que separan a Cartagena de Chichimé  en la parte occidental de la Islas de San Blas.  Tardaron 38 horas en llegar a su destino con vientos variables y a veces suaves.

Durante los siguientes 4 días exploraron varias de las 365 islas que componen este maravilloso archipiélago de  aguas cristalinas, playas blancas y corales intactos como fueron Waisaladup en los Cayos Holandeses occidentales,  Isla Perro en donde se deleitaron snorkeling en un barco hundido y Coco Bandero entre otras.

El Jueves 28 iniciaron su regreso hacia Cartagena  en una ceñida cerrada, con un mar  embravecido, olas de 4 metros, viento con rachas hasta de 30 nudos  y con rumbo 085º hacia la isla de Tintipán en las Islas de San Bernardo, todo a vela.

Navegaron durante 32 horas hasta lograr su destino en Tintipán donde pasaron la noche del viernes 29.  El sábado 30 navegaron directo a Cartagena con un viento norte que  soplaba hasta de 35 nudos  por cerca de 12 horas hasta llegar a la bahía de Cartagena.

Lo admirable de esta travesía fue la determinación de los capitanes de no llevar ayudantes nativos de la costa y soportarse únicamente en sus cartas de navegación y documentación recopilada antes del viaje.  Y como dice el refrán “Ningún mar en calma hizo experto a un marinero”.

san-blas-3

san-blas-5